La titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), Olga Sánchez Cordero, explicó que el abuso sexual y otras violencias que sufren las niñas y adolescentes dentro de su propio hogar, son difíciles de identificar y continúa pendiente un verdadero acceso a la justicia.

La también secretaria y ministra en retiro, participó este martes en el evento “Abordar la violencia doméstica en el contexto de COVID-19”, en donde abordó el tema.

“Sabemos que el abandono, el abuso físico y sexual o la violación contra niñas y adolescentes por parte de miembros de sus propias familias y otros habitantes de la casa familias no sueles ser denunciada, por lo que es difícil detectarla o que muchas veces, cuando se denuncia, no se protege adecuadamente a las víctimas, ni tampoco se castiga a los agresores.”, dijo la funcionaria.

Agregó que la pandemia del coronavirus ha alimentado las diversas violencias que padecen las mujeres dentro del espacio donde deberían estar más protegidas, sus hogares. “Amigas y amigos, en México y en el mundo, en el año 2020, las violencias contra las mujeres siguen presentes, es más, agravadas por la pandemia del COVID-19.

Sólo en nuestro país, el Inegi dio a conocer a través de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana, del tercer trimestre de este año que entre enero y agosto del 2020 se estima que en nueve por ciento de los hogares se vivió alguna situación de violencia familiar, nueve por ciento.”, manifestó.