“NO HAY CAMINO PARA LA PAZ, EL CAMINO ES LA PAZ”

MAHATMA GANDHI

COMPAÑERAS Y COMPAÑEROS DIPUTADOS,

MEDIOS DE COMUNICACIÓN QUE NOS ACOMPAÑAN;

AUTORIDADES, DOCENTES Y ALUMNOS DE LA UNIVERSIDAD LATINA DE AMERICA;

PUBLICO EN GENERAL

Sean todas y todos bienvenidos, a nombre de las diputadas y los diputados que integramos esta Septuagésima Cuarta Legislatura les damos la más cordial de las bienvenidas a esta su casa.

Hablar del ilustre Zamorano Alfonso García Robles, es hablar de uno de los Diplomáticos y Jurista Mexicanos con reconocimiento mundial por sus grandes aportaciones. Por su intensa actividad que desplegó a lo largo de su carrera en pro de la desnuclearización y el desarme cuando recibió en el año de 1982 el premio Nobel de la paz.

En honor y reconocimiento a este destacado diplomático y jurista michoacano, se instituye “EL DIA ESTATAL POR LA PAZ” y se entrega el reconocimiento “Alfonso Garcia Robles” a la sociedad en general, a las instituciones universidades y organizaciones de la sociedad civil por su trayectoria y aportaciones a la concordia, la paz y el desarrollo del Estado.

Hablar de Paz es hablar de un estado de calma y quietud, que traducido a nuestro momento en que vivimos significa tranquilidad y bienestar, no más violencia, no más secuestro, no más feminicidios, si a la concordia si a la construcción de acuerdos en beneficio de las y los michoacanos, si al trabajo y al esfuerzo conjunto de los tres órdenes de gobierno y los poderes e instituciones del estado, nunca a la impunidad y si al combate frontal a la corrupción.

En el Plano Político y para el Derecho Internacional, la Paz es la situación y relación mutua de quienes no se encuentran en guerra, es decir es el respeto y la hermandad de los pueblos. Se trata, en estos casos de una paz social, donde se mantienen buenas relaciones entre las Naciones Unidas y las comunidades de individuos, aspiremos a ello.

Dice el DALAI LAMA que: “EL MANTENIMIENTO DE LA PAZ, COMIENZA CON LA AUTOSATISFACCION DE CADA INDIVIDUO”.

Señoras y señores es un privilegio y un honor para mí, que ante esta máxima Tribuna me permitan hablar de la Paz, esa paz que todos los seres humanos debemos tener, esa paz que debe ser pilar fundamental para el desarrollo de la sociedad en su conjunto.

Por ello nuestro reconocimiento a la Universidad Latina de América, institución pública que ha enseñado a muchas generaciones, desde los principios ideológicos, filosóficos hasta los altos conocimientos técnicos profesionales en sus diferentes grados, distinguiéndose por su trabajo en favor de la promoción de la cultura de la paz, la solución pacífica de controversias, con fundamento en los principios de Respeto a la diversidad y compromiso con el entorno, siendo recipiendarios de la bandera de la paz en el año de 2010.

Entregarles este reconocimiento hoy, implica reconocer sus aportaciones a la sociedad michoacana, pero también conlleva un compromiso de ser transmisor y generador de Paz en sus aulas, alumnos que el mensaje se multiplique que llegue a todos los rincones del Estado de Michoacán que lo escuche México.

Para nosotros es tiempo de hacer un gran llamado a todas las fuerzas políticas representadas en esta Septuagésima Cuarta Legislatura, a toda la sociedad en su conjunto, vayamos juntos al debate de las ideas a la construcción del andamiaje jurídico necesario para responder con acciones legislativas al reclamo legítimo de la sociedad, coadyuvemos a la paz y la concordia multipliquemos nuestro esfuerzo para lograr la Paz, la tranquilidad y el bienestar que hoy reclama la sociedad michoacana.

Todos estamos comprometidos a alcanzar el sueño de un México mejor, lo necesitamos, queremos la Paz, la armonía, la concordia y todos estamos obligados a poner nuestro esfuerzo, alcancemos nuestra paz interior para poder transmitirla a todos los demás.

Debemos estar en paz con nosotros mismos, para dar paz a los demás, con mi dios y con tu dios como decía Siddhartha Gautama, sea cual fuera tu idea de él, y sean cuales fueren tus trabajos y aspiraciones, conservando la paz en tu alma; en la bulliciosa confusión de la vida, y aun con toda su farsa penalidades y sueños fallidos la vida es todavía hermosa, se cauto esfuérzate por ser feliz y hacer feliz a los demás.