Cuándo el confinamiento llegó a México como medida para contener a Covid-19, tiene Falko Ernst, responsable para México de la organización con sede en Bruselas, International Crisis Group (ICG), se acercó a miembros de los cárteles de la droga para conocer de primera mano sus inquietudes ante la aparición del nuevo coronavirus.

Los lugartenientes de organizaciones como el Cártel de Sinaloa y de Jalisco Nueva Generación, le confesaron estar preocupados por los eventuales impactos que el encierro tendría en sus actividades ilícitas, después de todo, el flujo de dinero es fundamental para financiar las guerras en curso con otras organizaciones.

Incluso se llegó a plantear la posibilidad, que la emergencia sanitaria podría resultar un golpe letal para estos grupos.

Los cárteles respondieron con alternativas, como aumentar las actividades navales y el uso de pequeñas avionetas para compensar el cierre de los cruces fronterizos.