Por Julio Izquierdo

El oportunismo político y cálculo electoral de Silvano Aureoles Conejo se manifestó en toda su expresión antes, durante y después de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer.

Primero anunció doce puntos para, según él, mejorar las condiciones de las mujeres; después minimizó los daños que causaron en la marcha del 8 de marzo al señalar que son el resultado del enojo acumulado por la incidencia de asesinatos de mujeres a nivel nacional -¿y en el estado Silvano?- pese a las estrategias anunciadas para combatirlas.

No es de hoy la violencia contra las mujeres y apenas a un año y medio de que finalice su mandato Aureoles Conejo -parece sufrir de lento aprendizaje- se da cuenta de ello y decide implementar un programa de capacitación a docentes en materia de violencia de género.
El 2021 hay comicios y el cálculo electoral –piensa mal y acertarás- está vigente en las acciones de Silvano.

Y no es gratuito pues es lo que lo ha distinguido en su carrera. El oportunismo político estuvo en su acercamiento con Enrique Peña Nieto quien le puso en bandeja la gubernatura; también cuando se pronunció abiertamente a favor de José Antonio Meade apostando a que éste ganaría.

El 8 de marzo, en el evento del PRD, le dio un recargón a Andrés Manuel López Obrador queriendo ganarse, por supuesto, la simpatía femenina frente a un proceso electoral que no le augura buenos dividendos. El voto femenino es lo que busca y pues más del cincuenta por ciento de la población michoacana son mujeres. Y Aureoles Conejo ya les tiró el anzuelo.

Lo que no dijo Aureoles Conejo es que en su administración suman más de 600 las mujeres asesinadas. Eso lo calló. Por cierto en el evento del PRD patinó gacho Aureoles Conejo cuando dijo que las mujeres “son a prueba de balas”, ¡vaya resbalón¡

Vista así las cosas, Aureoles Conejo carece de la calidad moral para centrar sus críticas en el gobierno federal porque su estado, Michoacán, es un peligro para sus habitantes, hombres y mujeres, pues no ha podido erradicar la inseguridad.

Pero, bueno, algo le va a arrancar una sonrisa a Silvano Aureoles Conejo. Michoacán tiene un primer lugar nacional. Michoacán, dice Mitofsky, es el estado más corrupto del país. Gracias Silvano, algo tenías que hacer bien y bueno, eso, a ti, en lo individual, también te premia como el gobernador peor evaluado del país.

Después de todo, no eres tan malo, aunque no sea motivo de orgullo para los michoacanos, tal vez para ti sí, has hecho de Michoacán el estado más corrupto y de ti, el gobernador peor evaluado. ¡Felicítate¡