Morelia, Mich., 10 de diciembre, 2020.- El problema de seguridad el más grave para Michoacán, de ahí que la propuesta de establecer un esquema de justicia restaurativa, que prevenga y sancione los delitos, pero que también reconcilie a la sociedad, explicó la aspirante de Morena a la gubernatura del estado, Selene Vázquez Alatorre, al detallar su Plan de Gobierno para Michoacán 2021-2027.

Indicó que la seguridad es uno de los temas más importantes en este momento, pero que no está siendo atendido por el gobierno del estado, del que ni siquiera habla el gobernador, y tampoco hay coordinación entre los niveles de gobierno para atenderlo.

Vázquez Alatorre dijo que su Plan de Gobierno está dividido en seis ejes, de los cuales uno de los principales es el de seguridad, y en el cual propone un esquema de justicia restaurativa, es decir, ver que se cumplan sentencias y penas para quienes cometan delitos, pero también que pidan perdón, que se reintegren a la sociedad y que haya derecho a la verdad; explicó que son procesos complicados pero que ya ha sido aplicados en otros países como Colombia.

Subrayó que se pretende recuperar la confianza y la coordinación efectiva con el Gobierno Federal y las Fuerzas Armadas, porque actualmente no existe y deriva en la desatención del gobernador al problema.

Otro aspecto importante, agregó, es establecer mesas de seguridad con la sociedad civil y la Guardia Nacional, con seguimiento semanal y evaluación mensual, debido a que hasta ahora no hay indicadores que permitan evaluar el trabajo de la sociedad con las autoridades en ese rubro.

De igual forma, se propone trazar una estrategia con la Fiscalía del Estado para abatir la impunidad y garantizar la procuración de justicia.

Asimismo, desarrollar un modelo de policía estatal que considere los esfuerzos y aportaciones de los tres órdenes de gobierno cuyas características sean el respeto irrestricto a los derechos humanos, la proximidad y la participación ciudadana mediante la capacitación, profesionalización, certificación y dignificación policial.

Debe hacerse una identificación de zonas de riesgo y concretar el trabajo conjunto con autoridades municipales, estatales y federales; al respecto dijo no estar de acuerdo con el esquema de mando unificado porque la responsabilidad recae en las autoridades municipales, y lo recomendable es que cada quien la tenga en su ámbito de gobierno.

Selene Vázquez añadió que se haría una revisión de expedientes de acusados y sentenciados a la luz de las lógicas de pacificación, a fin de determinar si sus casos pueden ser objeto de amnistía o indulto.
Por último, dijo que un aspecto fundamental es dotar de recursos al Fondo de Atención a Víctimas que no ha sido atendido y nunca ha recibido lo que la ley establece.