Igualdad de hombre y mujer en la Constitución local, no puede seguir postergándose: Tony Martínez

Propone reforma a la Constitución del Estado, en donde también se garantiza el derecho al sano esparcimiento de los hijos

Morelia Michoacán a 27 de marzo de 2019.- Consagrar la igualdad del hombre y la mujer en la Constitución Política del Estado de Michoacán es un asunto que no debe postergarse más, pues en ella radica el reconocimiento pleno en la entidad de los derechos de las mujeres, subrayó el diputado Norberto Antonio Martínez Soto, integrante del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática en el Congreso del Estado.

Al presentar ante el Pleno Legislativo una iniciativa de reforma a la Constitución del Estado, el legislador recalcó que teniendo como base la igualdad de género, en Michoacán se debe proteger constitucionalmente la equidad entre el hombre y la mujer, ya que en la actualidad se vive un ambiente donde las mujeres regularmente se ven desfavorecidas y en ocasiones hasta violentadas.

“También esta reforma busca garantizar el derecho al sano esparcimiento de los hijos, generando los medios necesarios para un crecimiento integro, en un ambiente adecuado y acorde a las características propios de cada familia”.

La propuesta es para incorporar un primer párrafo al artículo segundo de la Constitución Local, en donde se establezca que el hombre y la mujer son iguales ante la ley, y que toda persona tiene derecho a decidir de manera libre, responsable e informada sobre el número y el espaciamiento de sus hijos, señaló el diputado local por el Distrito de Hidalgo.

“Con esta iniciativa, se pretende salvaguardar derechos fundamentales no solo de mujeres, también de hombres, fomentando una cultura que conduce a las personas a ser sujetos responsables de su capacidad reproductiva y fecundidad, decidiendo libre, informada y responsablemente el número y espaciamiento de los hijos deseados” puntualizó el diputado Tony Martínez.

El vicecoordinador del Grupo Parlamentario del PRD recalcó que el ente gubernamental, deberá generar las condiciones necesarias para respetar dichas decisiones acordes al contexto sociocultural y económico como variables dependientes de la plena realización de la salud reproductiva.