Colaboración enviada por el hermano Alejandro Hernández de la primera Iglesia Bautista de Morelia.

He aquí te he purificado, y no como a plata; te he escogido en horno de aflicción.

Isaías 48:10 [RV60]

Fuertes en la aflicción, pues Él nos ha escogido

Consuélate, probado creyente, con el siguiente pensamiento: Dios dice: “Te he escogido en horno de aflicción”. ¿No viene a nosotros esta palabra como si se tratara de una tenue lluvia que mitiga los ardores de la llama? ¿No es acaso como una coraza de asbesto contra la cual el fuego no tiene poder? Que venga la aflicción; Dios me ha escogido.

Pobreza, puedes golpear a mi puerta; Dios ya está dentro de mi casa y me ha escogido. Enfermedad, puedes entrar; ya tengo el bálsamo: Dios me ha escogido. Cualquier cosa que me acontezca en este valle de lágrimas, yo sé que Él me ha escogido. Creyente, si tú buscas un consuelo aun mayor, recuerda que tú tienes al Hijo del Hombre contigo en el horno. En tu solitaria habitación se sienta uno junto a ti, a quien no has visto, pero a quien amas; y quien frecuentemente, cuando tú ni te das cuenta de ello, hace blanda tu cama y suave tu almohada. Tú te hallas en pobreza, es cierto, pero el Señor de vida y gloria es en tu desolado hogar un asiduo visitador. A Él le agrada ir a esos lugares solitarios para visitarte. Tu amigo se pone junto a ti muy estrechamente. No puedes verle, es cierto; pero puedes sentir el apretón de sus manos. ¿No oyes su voz? Aun en el valle de la sombra de la muerte te dice: “No temas que yo soy contigo; no desmayes que yo soy tu Dios”. Recuerda aquella noble palabra de César: “No temas, tú llevas a César y toda su fortuna”.

No temas, cristiano: Jesús está contigo. En todas tus ardientes pruebas su presencia es tu consuelo y tu seguridad. El nunca dejará a uno que ha escogido para sí. “No temas que yo soy contigo” es la segura palabra de promesa a sus escogidos que están en el “horno de la aflicción”.

Quieres mandar algún testimonio, cita bíblica, algún evento Cristiano.
Lo puedes hacer a nuestro WhatsApp , 44 31 17 14 31
Se te publicará Dios te bendiga