· El Gobierno de Morelia interpuso una denuncia penal ante la Fiscalía contra la empresa que administra la concesión del relleno sanitario

· Lucro indebido, posible contubernio con anteriores administraciones y cifras alteradas, motivo del inicio para la revocación de la concesión

Morelia, Mich., a 13 de julio de 2020.- En concordia con su política implementada desde su primer día al frente de la administración, de erradicar la impunidad y cerrar el paso a la corrupción, el presidente municipal, Raúl Morón Orozco, anuncio que el Gobierno de Morelia interpuso una denuncia penal ante la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción, por la posible comisión de un delito, por parte de la empresa que administra el relleno sanitario.

Raúl Morón, calificó esta acción como el mayor ejercicio de transparencia y combate a la corrupción por parte de su gobierno, ya que a través de un minucioso control por parte de inspectores, se detectaron cifras alteradas por parte de la empresa a cargo del relleno sanitario, así como un posible contubernio con funcionarios de administraciones municipales anteriores y lucro indebido.

El presidente, mencionó que la empresa consiguió un contrato altamente beneficioso para ella, pero sumamente perjudicial para los morelianos, al encontrar evidencia de corrupción por parte de la misma en los últimos 10 años, motivo por el cual se decidió interponer una denuncia penal e iniciar el procedimiento de revocación de concesión.

En este ejercicio inédito, Raúl Morón, señaló que derivado de un control interno, se detectó que de mil 200 toneladas diarias de residuos que reportaba la empresa, en realidad ingresaban 700, es decir, un 40 por ciento menos, además de bitácoras en donde las cifras no coincidían con la capacidad de los vehículos recolectores.

En una auditoría correspondiente tan solo al periodo de la pasada administración municipal, se encontró que con este método, el daño patrimonial que sufrió el Ayuntamiento de Morelia ascendió a los 56 millones de pesos; mientras que del 2010 al 2015, el dañó fue de 47 millones, para un total de 103.

Por medio del control aplicado por la actual administración, se ha conseguido frenar este desvío de recursos, lo que ha contribuido para invertir en el área de Servicios Públicos Municipales y mejorar así el servicio de recolección por parte del Ayuntamiento.

Raúl Morón, pretende así cortar de tajo con uno de los casos más sórdidos de desvío de recursos y fraude al erario público, en cuyo manejo se presume la participación de funcionarios de anteriores administraciones e indicó que las autoridades pertinentes, en su caso, determinarán las responsabilidades y sanciones procedentes, a beneficio de la ciudadanía.