Por Rubén Pérez

Morelia, Michoacán a 18 de Febrero de 2021.,-  Vapuleados, humillados con la dignidad pisoteada así lucen los otroras todopoderosos priistas de Michoacán.

La causa: el apoderamiento del Gobernador Silvano Aureoles del PRI en la entidad.

Sin decoro alguno, y de una forma burda ha quitado todas las candidaturas que “le tocaban al PRI en la Alianza’ y ha postulado a gente del PRD en esos espacios.

Ejemplo, el caso de Lázaro Cárdenas. Se postularon 3 mujeres priistas, entre ellas, la ex diputada local, Eloísa Berber, todas reprobaron el examen de conocimientos del partido e irónicamente la única mujer que no es militante, la perredista Laura Carmona, Contralora del Congreso del Estado y cercana al finado Pascual Sigala y su viuda, Adriana Hernández, fue la única que lo pasó.

Casual o sorprendente, pero ahora resultó que una perredista conoce más los estatutos del PRI que las priistas.

En el PRI, salvo Lalo Orihuela, Memo Valencia y Jesús Hernández, el que sólo cobra como dirigente priísta, son en apariencia los ganó es, aunque aún falta lo que digan las urnas el 6 de junio próximo

Vaya, hasta el PAN sale fortalecido de este ejercicio electoral. Se supo imponer y conseguir respeto.

El concubinato Silvano-Alejandro Moreno (amlito), ha permitido que el gobernador de Michoacán elija a quienes serán los candidatos pluris, no solo del PRD, si no también del PRI.

Al parecer por los hechos, el mandatario estatal decide, manda y dice quien va en cada posición, por ejemplo en el número 1 de la lista plurinominal del PRI, que es para una mujer, es obvio que es Silvano impuso al perfil y no necesariamente es una priísta.

El objetivo parece ser salir airoso de la investigación que se presume realiza Inteligencia Financiera al gobernador michoacano por supuestas sucias maniobras.

Pero será el tiempo. Después del 06 de junio, los resultados electorales darán la razón y sus aliados habrán de reclamar por los daños recibidos. Al tiempo.