• Con las crisis de inseguridad, económica y de salud que no ha sabido atender el gobierno de la República, vivimos en un país muy diferente al que se prometió, asegura

Morelia, Mich., a 01 de diciembre de 2020.- Para Juan Bernardo Corona, ex diputado local de Michoacán, a dos años que Andrés Manuel López Obrador asumiera la presidencia de la República y prometiera paz y tranquilidad para México, ninguna de éstas se ven por algún lado.

“México está sumido en una triple crisis: de salud, económica y de inseguridad. Estos primeros 730 días de gobierno se han convertido en los más violentos del país desde que se tiene registro. La economía se desplomó como no había sucedido desde 1932. Y una pandemia que no se ha sabido atender, ha provocado más de 105 mil muertes y más de un millón de personas contagiadas”.

El oriundo de Huetamo lamentó que, a dos años de distancia, vivamos en un México muy diferente al que se prometió y, en cambio, vivamos en un país polarizado en el que el enojo social fomentado todas las mañanas desde Palacio Nacional, será difícil de resolver: “eso nos costará muy caro a todos los mexicanos: a la estabilidad y al desarrollo de país”.

Destacó que, a pesar de discursos triunfalistas por parte del gobierno de la República, la estrategia para combatir cada una de estas crisis ha sido absolutamente ineficaz y no se ha tenido la voluntad de corregirla porque “es un gobierno ensimismado, que no escucha, insensible y que no se detiene para tratar de entender lo que estamos padeciendo millones de mexicanos”.

Juan Bernardo resaltó que, en lugar de gobernar, el presidente solo busca ejercer el poder y perpetuar su proyecto con base en engaños y descalificaciones. “Está empeñado en concretar sus proyectos personales, aún y cuando eso implique no detener la caída económica ni salvar las vidas de cientos de miles de personas que están muriendo a causa de la violencia y de COVID”.

En materia de salud, explicó, la vacunación en el país se desplomó en un 13.9 por ciento, lo que representa más de ocho millones de niños, niñas y adultos mayores que no pudieron vacunarse y pone en riesgo sus vidas.

En un mensaje a través de redes sociales, recordó que el desabasto de medicamentos es brutal: desde el año pasado vemos las manifestaciones de las madres y los padres de los niños con cáncer o personas enfermas de VIH, porque el gobierno no les provee sus medicinas.

El también ex presidente del PRD en el estado manifestó que en materia económica las cosas tampoco andan bien, pues de acuerdo al más reciente reporte del INEGI, el Producto Interno Bruto del país reportó una caída del 8.6 por ciento, aunado a que un millón de negocios formales e informales cerraron este año.

Además, “en dos años se perdieron 555 mil empleos formales, la aversión del gobierno que tiene hacia los inversionistas privados ha ocasionado la fuga de más de cuatro mil millones de dólares y, de acuerdo al Coneval, más de 10 millones de mexicanos pasarán del nivel de pobreza a pobreza extrema”.

En materia de inseguridad puntualizó que las cifras de extorsiones, secuestros, robos, feminicidios y homicidios se han incrementado en la tercera parte del país y la tendencia al alza se mantiene.

“Desde diciembre de 2018 hasta octubre de 2020, la cifra de víctimas de homicidio doloso asciende a casi 70 mil. Los primeros dos años para cualquier gobierno. La paz en México cayó 4.3 por ciento debido a que las actividades delictivas subieron un 24 por ciento, esto de acuerdo con el Índice de Paz México 2020”.

Finalmente, Juan Bernardo lamentó que la violencia contra las mujeres siga en aumento, pues al menos 7 mil 329 asesinatos en contra de mujeres se han registrado en los últimos dos años. “A pesar de este contexto, en el Instituto Nacional de Mujeres se recortó el 70 por ciento de su presupuesto en 2020, una acción completamente inadmisible para erradicar este terrible mal.