José García Segura

 

El incendio en el puesto de mando del Metro de la Ciudad de México (CDMX) es, sin duda, responsabilidad de la Regenta, Claudia Scheinbaum.

Responsabilidad que alcanza, además, a los gobernantes anteriores:
Manuel Camacho Solís y Manuel Aguilera Gómez.

A Óscar Espinosa Villarreal.

A la dupla Cuauhtémoc Cárdenas – Rosario Robles.

A Andrés Manuel López Obrador, quien se ocupó de los segundos pisos en el periférico, secundado, claro, por Alejandro Encinas.

A Marchelo Ebrard, el del escándalo por la línea 12 (Mixcoac a Tláhuac) y alimentar la tragedia de este fin de semana.

A Miguel Ángel Mancera, el mismo que aumentó, de tres a cinco pesos el precio del boleto y, sin duda, a Claudia Sheinbaum, esa señora que ni idea tiene de cómo enfrentar los problemas en la capital del país.

El reporte de lo sucedido la madrugada del sábado, es desastroso:

Un muerto y decenas de intoxicados.

Seis líneas (Pantitlán-Observatorio; Taxqueña-Cuatro Caminos; Indios Verdes-Universidad; Martin Carrera- Santa Anita; Politécnico-Pantitlán y, El Rosario-Martin Carrera) fuera de servicio por tiempo indefinido.

250 trenes sin rumbo.

Un centenar de estaciones fuera de servicio.

Una veintena de tableros de regulación destrozados.

Tres millones y medio de usuarios, a la deriva….

En otras seis líneas (El Rosario-Barranca del Muerto, Garibaldi a Iztapalapa, Pantitlán a Tacubaya, Pantitlán a Los Reyes La Paz, Buenavista-Ciudad Azteca) y Tláhuac a Mixcoac) “el servicio será lento”.

La directora del sistema Metro, Florencia Serranía, no asume culpa porque “nada más” es Directora General y según su entender, nada sabe de la falta de mantenimiento a esas y otras instalaciones.

Doña Florencia recibió el respaldo de su jefa, “La Chein”, aunque tampoco tenga idea de cuando se restablecería el servicio.

Está bien que “la cheinbaum” visite el lugar donde se originó el fuego.

En vías de mientras, la Comisión Federal de Electricidad se lavó las manos: “la CFE no participa en el mantenimiento de instalaciones”, del sistema Metro.

El problema no es la movilidad de doña Claudia, sino la entrada en operación de las seis líneas dañadas y el cómo afecta la falta de movilidad a la salud de los usuarios en tiempos de pandemia.

El Metro de la Ciudad de México cuenta con 12 líneas y más de 200 estaciones subterráneas.

El presidente Gustavo Díaz Ordaz lo puso en servicio el 4 de septiembre de 1969.

Antes del incendio estuvieron cerradas las estaciones Pino Suárez, Merced, Bellas Artes, Allende y Zócalo, “para evitar aglomeraciones”, por Covid, en las inmediaciones de Catedral y Palacio Nacional.

Responsable “La Chein” es.

Mail: josegarciasegura@gmail.com