El 29 de julio comienza la primera audiencia virtual del exdirector de Pemex Emilio Lozoya por presuntamente haber recibido sobornos de la empresa brasileña Odebrecht relativa a la causa penal 261/2019

Emilio Lozoya está acusado de los delitos de lavado de dinero, asociación delictuosa y cohecho, debido a que presuntamente recibió sobornos por poco más de 9 millones de dólares por parte de la constructora Odebrecht.

Durante la sesión encabezada por el juez federal de control del Reclusorio Norte, José Artemio Zúñiga Mendoza, se formulará la imputación contra el exfuncionario. Emiliano Lozoya, a su vez, solicitó que sus datos se queden reservados y que en adelante se dirijan a él como ERLA.

Juez confirmó a los representantes legales del exfuncionario y los designó como sus abogados, mismos que protestaron el cargo de abogados defensores. La Fiscalía General de la República pidió cumplimentar la orden de aprehensión contra Emilio Lozoya.

Según la Fiscalía, Emilio Lozoya ofreció al exdirector de Odebrecht México Luis de Meneses Weyll un cargo público en caso de que Enrique Peña Nieto ganara las elecciones presidenciales de 2012, así como le favoreció a Weyll para conseguir contratos de obra pública. Además, cuando Lozoya coordinaba la campaña electoral intentó ocultar diversas transacciones bancarias en cuentas a nombre de su hermana, Gilda, y su madre, Margarita Austin.

La FGR sostuvo que la transferencia de 1,385 millones de dólares a la madre de Emilio Lozoya por un inmueble en Ixtapa Zihuatanejo tiene un origen ilícito

“Usted solicitó a través de una empresa de Odebrecht que los pagos se debían hacer a la empresa en la que usted era beneficiario. Usted sabía que los recursos eran de Odebrecht y recibió 10,5 millones de dólares como resultados de sobornos, se asoció con su madre, esposa y otra persona, con el propósito de delinquir”, se dirigieron a ERLA.

A su vez, el exdirector de Pemex declaró que no es culpable ni responsable de los hechos que se le imputan y agregó, igual que en la primera audiencia, ya por el caso Agro nitrogenados, que “fui intimidado, presionado, influenciado e instrumentalizado”.

Su defensa subrayó que Lozoya aceptó su extradición porque tiene la intención de colaborar con la FGR y por ello solicitó desactivar la orden de aprehensión en su contra por el caso Odebrecht.

En la audiencia del 28 de julio el juez vinculó al extitular de Pemex por operaciones con recursos de procedencia ilícita en el caso de la compra irregular Agra nitrogenada que, según la Fiscalia General de la República, provocó el daño a la petrolera por 150 millones de dólares.

Tras la vinculación, la FGR solicitó que Emilio Lozoya permanezca bajo custodia en el Hospital Ángeles del Pedregal de la Ciudad de México en el que se encuentra internado desde su extradición de España mediante la utilización de un brazalete electrónico. Además se le despojó de pasaporte y visa para evitar que salga de México ya que actualmente existe riesgo de que se dé a la fuga.